11 años esperando a las administraciones públicas

diciembre 4, 2018 Sin Comentarios »

* Por Sergio Fernández Pascual

Por poneros en antecedentes, me llamo Sergio, nací en Logroño, en 1996 establecí mi residencia en Madrid para acabar mi carrera y hacer un doctorado en la Complutense. Viví en la zona de Azca un año, otro en Ríos Rosas y muchos años en el Barrio del Pilar. En 2006 me fui a trabajar a la Universidad de Barcelona, pero a los 17 meses decidí volver a Madrid porque aquella no era mi ciudad. Tardé casi 4 meses en encontrar piso, en aquel entonces (julio 2007) los alquileres eran muy elevados y en el mercado había muchos pisos que daban verdadero asco a precios de vergüenza. El Ensanche de Vallecas era una zona nueva, tranquila y con urbanizaciones con piscina, así que me vine con dos amigos a vivir aquí, compartiendo piso. En aquel momento asumimos que faltaban prácticamente todas las dotaciones públicas que suele tener cualquier barrio, claro está, que nadie nos contó que a poco más de 2 kilómetros había un complejo, llamado Parque Tecnológico de Valdemingómez (PTV de aquí en adelante), donde iban y van a parar todos los residuos urbanos sólidos que genera la ciudad de Madrid (actualmente 1.3 millones de toneladas anuales), dónde se incinera basura (casi un cuarto del total generado, 320.000 toneladas/año) y se generan olores varios que hacen la vida normal imposible, además de estar sometido a las emisiones tóxicas pero inodoras de la incineradora.

Han pasado ya 11 años desde que me instalé en el Ensanche de Vallecas, pero seguimos sin todas aquellas dotaciones públicas que entonces asumimos no existían porque éste era un barrio joven y requería tiempo construirlas. Llegamos a la conclusión, pasados los primeros años, de que todo era consecuencia de dos décadas de dejadez de gobiernos del Partido Popular, que tuvo tiempo, pero no ganas ni preocupación. Gobiernos municipales que habían levantado un barrio pensando solo en los propietarios del suelo, el negocio que generaría en licencias de obra y en los ingresos vía impuestos y tasas que iba a suponer para el Ayto. de Madrid, pero que nunca planificó dotar al Ensanche con todo aquello que cuenta cualquier otro barrio de Madrid, polideportivo, biblioteca, centro cultural y para mayores, un segundo centro de salud que pueda prestar atención a los más de 44.000 vecinos del barrio, sin tener que esperar una semana para una cita del médico de cabecera (esto depende de la Com. de Madrid, del mismo partido las dos últimas décadas), etc.

Ya han pasado 3 años desde que Ahora Madrid llegara a la alcaldía ‘para cambiarlo todo’ en las municipales de mayo de 2015, este distrito, el de Villa de Vallecas, fue dónde más votos logró dicho partido, cerca del 43%, y sin embargo en este tiempo todo lo que se ha hecho en el Ensanche es tapar el socavón de Avda. de la Gavia (tardaron 13 meses en cerrarlo), levantar un rocódromo que tardó 24 horas en ser vandalizado y reparar el sistema de riesgo por goteo (2.8M€), reinaugurado en octubre del año pasado porque el original que se instaló en tiempos del PP nunca funcionó, pero que no ha mejorado para nada el aspecto de las zonas verdes, que son, casi siempre, más bien amarillas que verdes. Durante estos 3 años hemos podido comprobar olfativamente como la actividad de las diferentes plantas del PTV (con un total de 7) iba en aumento, por ejemplo, este año ya acumulamos 135 días de olores frente a 118 el año pasado en el mismo periodo (enero-septiembre), en el primer semestre de 2018 nos han gaseado el 46,36% de los días, pero en lo que llevamos del segundo semestre ya acumulamos un 67,09% de días de olor, casi 21 puntos porcentuales más.

Ensanche de Vallecas Imagen 1. Excel olores

 Imagen 1. Datos recogidos y actualizados hasta el 17 de septiembre. DAA = Días de olor Año Anterior. %DAA = Porcentaje de días de olor Año Anterior.  En fondo rojo el incremento total (enero-septiembre) de días de olor respecto a 2017.

Sinceramente, como vecino y como sufridor en primera línea del grave problema de olores, me da igual si estos proceden de la quema ilegal y descontrolada de cable para obtener cobre en La Cañada, si vienen de cualquiera de las diferentes plantas del PTV (vertedero, plantas de biometanización o la planta de compostaje), o si son de la planta de La Torrecilla por acumulación incontrolada del granulado procedente de los lodos de las depuradoras de Madrid. Lo que los vecinos necesitamos son soluciones a los graves problemas que genera el PTV y su entorno más próximo, donde se localizan todos los focos hasta ahora identificados. En cuanto al tema de los olores ‘atípicos’ de este verano, denominado como olor a quemado ceniza, que tanto el Ayto. de Pinto como el de Madrid achacan a la acumulación de granulado en la planta de La Torrecilla, tiene narices que tuviera que ir a localizar el foco la Asociación de Vecinos del Ensanche al volver de vacaciones. Resulta insultante la versión del Ayto., según la cual envió a un técnico en julio una única vez y “como no conoce los olores que sufrimos” no pudo localizar el foco. Para estar tan preocupada Inés Sabanés, como dijo estarlo en el acto informativo del 13 de septiembre en el Ensanche, ¿no hubiera sido lo normal mandar técnicos todos los días a los posibles puntos conflictivos hasta localizar el foco? Resulta curioso también leer que en la misma fecha y sin colaboración aparente entre ambas administraciones municipales, también el Ayto. de Pinto descubriera el foco de los olores de este verano en el mismo punto. Supongo que cada uno tendrá que elegir la versión que más le guste, porque a este hijo le han salido varios padres.

Resulta igualmente curioso, por decir algo, que tras 3 años sin que el Ayto. de Madrid haya dado la cara ante los vecinos del Ensanche, más allá de sus reuniones con la asociación de vecinos, que tiene la representatividad que tiene, que a 9 meses de las elecciones municipales de mayo de 2019, ¡qué casualidad!, Inés Sabanés, concejala del área de Medio Ambiente y el concejal presidente del distrito de Villa de Vallecas, Paco Pérez, se dignen a venir al barrio a contar en público ante los vecinos lo que ellos creen haber hecho durante todo este tiempo de mandato y lo que esperan hacer para solucionar los problemas de olores del PTV. Cabe apreciar que, o bien no venían preparados para hablar de incineración, el gran problema que a ciencia cierta puede tener consecuencias a largo plazo sobre nuestra salud, y que se cuidaron mucho de no mencionar en sus intervenciones, o bien no se quería entrar en el tema. Para nuestra sorpresa, no sería la primera, comienza el acto informativo contándonos el concejal-presidente del distrito que por fin llegan los reyes magos al Ensanche con todas las dotaciones que llevamos años reclamando y que no se han preocupado de meter en presupuestos hasta ya casi final de legislatura. Después de escuchar con paciencia y bastante calor, porque el sitio elegido no era el apropiado (pequeño y sin ventilación, lo que supuso que mucha gente se quedara de pie y en la puerta), durante algo más de una hora un montón de cifras (lluvia de millones), medidas de futuro, protocolos de buenas prácticas (¿en serio?), se da el turno de palabra a los vecinos. ¡Y vaya si hablamos! Supongo que no se esperaban tanto público y con tantas ganas y vehemencia, quizás pensaron que solo asistiría un público controlable y en cierto punto afín, pero se encontraron con vecinos enfadados, indignados y que ya no se creen nada, que quieren hechos, no palabras. Porque resulta difícil creer que, tras tres años de abandono por el actual equipo de gobierno del Ayto. de Madrid, como ya pasó con los anteriores equipos de gobierno del PP, nos vengan a contar ahora ‘el cuponazo del Ensanche’, 55 millones de euros a invertir de aquí a 2019 y que ‘quizás’ se noten en cuanto a reducción de olores en 2020. De esos 55 millones nos cuentan que 10 ya se han invertido, pero la realidad es que no hemos visto impacto positivo alguno, nos dicen que el gran impacto de la biometanización debería de estar solventado porque se ha canalizado el gas extraído del vertedero a la planta de tratamiento. Pero el caso es que esto no se nota, nadie lo nota, seguimos teniendo días en los que no solo huele horriblemente mal, apesta, sino que además pica la garganta (por la presencia de ácido sulfhídrico). De hecho, que yo sepa, nadie recuerda haber visto esas partidas en el presupuesto del Ayto. y con la ejecución real verificada por la intervención, yo al menos he sido incapaz de localizar esas partidas. Lo último que supimos, hace ya casi dos años, es que se iban a gastar más de dos millones de euros en dos desulfuradoras. Tardamos casi un año en enterarnos de que las partidas para ello las incluyeron en el presupuesto como Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) y la intervención del Ayto. se las tiró abajo, porque algo que requiere mantenimiento no puede ir como IFS. Resulta complicado entender/creer que un equipo de gobierno no supiera, o no se hubiera informado, de que ese equipamiento requiere mantenimiento.

Resulta insultante e hilarante que, desde el Ayto. de Madrid, en boca de los dos representantes presentes en el acto informativo, se nos quiera vender que se han puesto en marcha efectivos protocolos de buenas prácticas, que se cumplen y que eso sea una solución real visto que los olores no han disminuido. ¿En serio nos tenemos que creer que todo aquello que las empresas no hacen, ni estando en pliegos, lo van a hacer porque sino el ayuntamiento se enfada? Pero qué se creen, ¿que somos críos a los que engañar robándoles la nariz? Por ejemplo, y a título de ejemplo, en el protocolo de buenas prácticas del vertedero se habla de cubrir la basura a diario, ¿en serio? Es evidente que debería de ser así siempre, que es una práctica normal en otros vertederos donde se trabaja como se debe trabajar, porque si dejas la basura al aire durante días, algo que sabemos que está pasando en Valdemingómez, es evidente que se van a generar olores. Pero es que además, sabemos que no se hace, que la basura no se cubre a diario con tierra como en cualquier parte del mundo civilizado, ni antes del protocolo, ni después. Igual que sabemos que no se riegan las carreteras y caminos de acceso de los camiones a verter para evitar que se levante el polvo y arrastre olores. ¿Y esto cómo lo sabemos los vecinos? porque el PTV no es el Área 51, allí trabaja, o por allí pasa, mucha gente al cabo del día y los propios trabajadores te cuentan los despropósitos que ven a diario y de los que el Ayto. es consciente pero que no hace nada por cortarlo de raíz con sanciones. Básicamente, porque es difícil controlar in situ si las operaciones rutinarias se realizan correctamente cuando los inspectores se pasan prácticamente toda su jornada metidos en su oficina (ahora ya cierran las cortinas para que no se les vea con las tablets) y dudo que controlen con drones la actividad del parque. Si como parece evidente, el control físico mediante inspección no es eficiente ¿por qué no se quiere colocar medidores específicos dentro del propio PTV? ¿Por qué se ha rechazado ampliar el medidor de calidad del aire presente en el Ensanche? Esto se ha pedido a través de los presupuestos participativos, creo recordar que los dos últimos años, y se desestimó sin dar explicación alguna. Y por último, pero no menos importante, ¿por qué se quiere dejar todo en manos de los formularios que la asociación de vecinos comparte con el Ayto.? Si monitorizas las emisiones desde el propio PTV, colocando sensores específicos en las diferentes plantas, que trabajen en continuo, no necesitas que cuatro vecinos te pongan quejas el mismo día para hacer seguimiento, porque además, este método no permite relacionar el pico de olor con el proceso que ha generado dicho olor.

Ensanche de Vallecas Imagen 2. Basura sin cubrir 1

Ensanche de Vallecas Imagen 3. Basura sin cubrir 2 Imágenes 2 y 3. Basura sin cubrir en el vertedero de tierra.

Preguntaba uno de los vecinos asistente al acto informativo sobre la gran cantidad de cigüeñas presentes en el barrio y su impacto sobre nuestra salud. La concejala dijo no entender la pregunta y la ignoró, a mi entender, no sin cierta mofa. La pregunta, aunque a alguno se lo pueda parecer, no era ninguna tontería. El Ensanche está plagado de cigüeñas, anidan en cada azotea del barrio, se cuentan por centenares, esas aves viven y crían aquí porque tienen una fuente inagotable de comida, el vertedero, lo que demuestra, una vez más, que la basura, pese a los pomposos ‘protocolos de buenas prácticas’, no se cubre a diario. Si esto se hiciera, estas aves no pasarían aquí todo el año, o al menos no en el número que lo hacen, cuando años atrás migraban parte del año a África. De hecho, nos consta que las cigüeñas se cuelan en los pozos de vertido, siempre desbordados (se aporta vídeo) y con las puertas permanentemente abiertas, porque, aunque las hay, éstas no se cierran, pese a que deberían de cerrarse cuando no se esté vertiendo en los pozos. Pero cerrarlas supone poner en marcha los extractores, algo que la empresa considera “que consume mucho”. Por supuesto tampoco se recogen los desbordes, e incluso se vierte en la explanada frente a los pozos, algo que está terminantemente prohibido (se aporta vídeo). Esas aves están comiendo basura, no parece muy alocado pensar que esa biodiversidad, como lo denomina Sabanés, pueda ser un foco de problemas de salud.

Ensanche de Vallecas Imagen 4. Gaviotas

Imagen 4. Bandada de gaviotas buscando comida en la basura sin cubrir en el vertedero de tierra.

Con relación a las reclamaciones sobre el PTV, nos comenta Sabanés, que las quejas sobre los olores llegan al Ayto. por dos vías: bien directamente, desde su sistema de reclamaciones y sugerencias, por ahí dicen recibir pocas, o bien, a través de los formularios de la asociación de vecinos. Se le comenta a la concejala que si se reciben pocas en la web del Ayto. es porque los vecinos nos hemos cansado de recibir respuestas en blanco o respuestas del tipo “tomamos nota, perdón por las molestias, gracias por contactar con nosotros”, información que corroboran más vecinos con su testimonio. Se le pregunta a la concejala si le parece normal gestionar así las reclamaciones y se obtiene por respuesta un “si es así, no es normal”, pero ningún compromiso al respecto para mejorar el sistema. A continuación, insiste en que se les hace seguimiento siempre que se den cuatro el mismo día, y ya sabemos en qué consiste ‘hacer seguimiento’, cerrarlas y responder absurdeces dos o tres meses después, eso cuando recibes respuesta.

Ensanche de Vallecas Imagen 5. Desbordes_Las_Dehesas1 (1)

Ensanche de Vallecas Imagen 6. Desbordes_Las_Dehesas2

Imagen 5 y 6. Desbordes de basura en los pozos de vertido de la planta de Las Dehesas.

Por último y fuera del guion que llevaban marcado ambos concejales, sale el tema de la incineración, que aunque no huele, existen múltiples evidencias científicas que corroboran que es muy tóxico (emisión de furanos, benceno, dioxinas, metales pesados, todos ellos con gran impacto sobre la salud). Se le pregunta al Ayto. si cerrar en 2025 no supone de hecho prorrogar su funcionamiento, que finaliza en 2020, e inexplicablemente el Ayto. dice que esto no es así, no cabe en la cabeza de nadie entender que si algo que acaba en 2020 se pretende mantener hasta 2025, sí o sí, supone una prórroga de su funcionamiento, que tendrá que ser con un nuevo contrato si no se prorroga el actual, pero sigue siendo una prorroga, pues no fueron capaces de explicarlo. Como tampoco supieron explicar de que forma van a garantizar que ese cierre, que proponen en 2025, se vaya a blindar para que, gobierne quien gobierne, dentro de dos legislaturas el cierre sea imparable. Los vecinos dejamos clara nuestra preocupación, la vuelta en algún momento del PP a la alcaldía pone en riesgo todas estas promesas que de momento el actual gobierno de Madrid ha sido incapaz de cumplir y menos aún de blindar.

Ensanche de Vallecas Imagen 7. Zonas verdes barrio

 Imagen 7. Ejemplo de estado de ‘zonas verdes’, C/Rafael de León.

Y podríamos hablar largo y tendido sobre otros abandonos que sufre este barrio, por ejemplo, en tema de limpieza de calles y espacios verdes. Somos muchos los vecinos que tenemos la sensación y la experiencia de que en este barrio no se limpia las calles ni se desbroza o mantiene el arbolado si no das aviso al Ayto. y que incluso, con avisos, no se limpia. Son muchas mis experiencias de avisos de limpieza o reposición de papeleras o retirada de escombros, que se cierran como realizados sin haberlos realmente gestionado, lo que supone estar una y otra vez reclamando a Línea Madrid avisos que se tiran semanas asignados y que un día se cierran todos en bloque sin haber hecho ‘ni el huevo’. Todo esto debería de estar dando lugar a inspecciones del Ayto. y las pertinentes sanciones a las diferentes contratas, como se recoge en los pliegos, pero esto no pasa, porque las pocas que se abren, al parecer, o se pierden o son enterradas entre montañas de papeles, quizás debido a que hay mucho personal en el Ayto. heredado de 20 años de gobiernos populares, que ponen palos en las ruedas para evitar que a las empresas ‘de confianza’ del Ayto. de Madrid se les toque sus intereses. Sobre arbolado, el Ensanche está plagado de alcorques vacíos, hay gran cantidad de árboles secos o enfermos, sobre este tema yo mismo llevo años reclamando que se planten árboles allí donde hay alcorques vacíos, porque además son calles generalmente amplias y con muy poca sombra. Pues este verano nos encontramos con que en algunas zonas han plantado en junio-julio y los árboles están ya todos secos desde el mes de agosto, a 150€ por plantón, parece que la única solución es plantar una y otra vez y rezar que alguno sobreviva, ¡por dinero será!

Ensanche de Vallecas Imagen 8. Alcorques vacíos

Imagen 8. Alcorques vacíos en el Ensanche, C/Rafael de León.

Pero existen otros muchos problemas en el Ensanche, y graves. Por ejemplo, la falta de plazas en colegios públicos y el retraso en las obras de construcción de los que están en marcha, pero para plazas en la concertada siempre hay presupuesto en la Comunidad de Madrid, sin embargo, de este problema no conozco más que lo que leo en la prensa, dado que no tengo hijos. Otro grave problema es el fenómeno okupa, muy localizado en determinadas zonas del Ensanche, o la presencia de toxicómanos, sobretodo en la zona de Valdecarros, debido a la proximidad a La Cañada, que llegan hasta el Ensanche en cundas o en metro y que dejan jeringuillas con restos de sangre tiradas por cualquier sitio, además del problema de seguridad que suponen.

Por mi parte ya he decidido que se ha acabado el Ensanche para mí, me voy, no quiero seguir exponiendo mi salud a toda la mierda que respiramos día sí y día también. Llevo años poniendo quejas, todas ignoradas, he hablado con medios de comunicación, dando lugar a algunos artículos sobre los problemas del Ensanche en varios medios de ámbito nacional y nada sirve. Por suerte, yo vivo de alquiler, no estoy atado a la losa de una hipoteca. Porque, equivocado o no, estoy convencido de que esto no tiene solución, no porque no exista, sino porque las administraciones no tienen interés, o fuerza, llámese como se quiera, en solucionarlo. Hay muchos intereses económicos implicados (la gestión de residuos urbanos en Madrid mueve cientos de millones de euros a los que algunas grandes empresas no quieren renunciar) y estos pesan más que la salud y el bienestar de los vecinos. Veremos si dentro de unos años no sufro, sufrimos, de un cáncer, del que por supuesto, aunque pudiera demostrar que tiene su origen en las emisiones de Valdemingómez, este Ayto. no se hará cargo, porque lo de las responsabilidades es solo para el sueldo.

Escribe tu comentario


× 8 = cuarenta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies