8M: Una Miss en el Ensanche

marzo 7, 2022 Sin Comentarios »
8M: Una Miss en el Ensanche
Print Friendly, PDF & Email

Desde hace años los certámenes de belleza femeninos han sido el blanco de las críticas de los colectivos feministas por una posible cosificación de la mujer y un escaso gusto en sus patrones. A pesar de que las mujeres que participan en ellos lo hacen voluntariamente, ciertos escándalos y rumores que podrían denigrar a las participantes han hecho que buena parte de la sociedad dé la espalda a estos eventos.

Con motivo precisamente del 8 de Marzo, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que diversos colectivos usan para visibilizar situaciones de discriminación, cosificación, o desigualdad de la mujer en la sociedad, contactamos con Carmen Martín, vecina del Ensanche de Vallecas, y que próximamente  representará a Segovia, su tierra natal a la que permanece tremendamente unida, en el certamen de Miss España.

Resulta difícil hacerle determinadas preguntas precisamente para no caer en esa denunciada cosificación de la mujer, pero ella lo tiene claro: “Yo no soy el producto en este certamen. Nunca me he sentido así”. Llegó a esto por casualidad. “Yo no me presenté al certamen como tal. La organización me contactó tras ver unas fotos mías en redes sociales y ahí empezó todo”. Y, naturalmente, “al principio tuve mis miedos y mis recelos, pero, poco a poco, vi que las cosas en los certámenes de belleza habían cambiado”. Nuestra vecina asegura, rotunda, que jamás se ha sentido utilizada, cosificada, presionada…”En ningún momento me he visto presionada. Al contrario, he tenido desde el primer instante la confianza de la organización, en la que he podido apoyarme cuando he tenido alguna duda”.

Apasionada del deporte, los viajes, el baile flamenco y el diseño tiene claro por qué eligió el  Ensanche para vivir. “Venía de turismo a Madrid y no me gustaba el centro para vivir. El Ensanche de Vallecas me agrada porque es tranquilo, tenemos el Parque de la Gavia y porque me gusta la gente del Ensanche. Veo que es gente sana y cercana. Además, entreno en uno de los gimnasios del barrio. El centro de Madrid me ha parecido siempre demasiado frío”

Carmen es Diseñadora de Interiores y Producto y su vida ha estado alejada profesionalmente del mundo de la moda y la pasarela aunque reconoce que “ese mundo siempre me llamó la atención y me gusta la fotografía”. Con pareja estable, independizada de su familia y con muchas aspiraciones personales y profesionales, lo tiene claro: “yo no pretendo dedicarme a esto. Lo veo como una experiencia. He hecho muchas cosas de fotografía, colaboraciones con alguna marca o algún fotógrafo. Me encantaría seguir haciendo colaboraciones puntuales relacionadas con ello”.

Es una de las muchas mujeres que tiene claro que eso de la igualdad está muy bien, pero “a veces se confunde el tema feminismo y defensa de la igualdad con que la mujer deba ser superior al hombre o demonizar por sistema al hombre. Soy muy partidaria en la igualdad en salarios, oportunidades…”

Pero quiere dejar claro que el certamen ya no es sólo un certamen de belleza. De hecho, asegura que “nadie me ha pedido nunca mis medidas corporales, ni mi peso, más allá de únicamente la altura. Aquí se busca tu personalidad y otros potenciales. Cuando me seleccionaron, me dijeron que habían hecho muchas entrevistas a chicas que sólo destacaban por su belleza, pero que me eligieron por mi naturalidad, mi vida laboral, mi cultura, mis ambiciones, mis proyectos profesionales… Además, añade, “en la mayoría de los certámenes provinciales ni siquiera existe ya el desfile en traje de baño donde lo que vendes es un físico. Han metido cosas nuevas como el desfile en traje regional o la obligatoriedad que tenemos de grabarnos un vídeo de carácter social reivindicando algo que nos represente. Lo que veo es que cada vez es más un acto social que está más dirigido a promover la cultura regional y nacional, que la belleza por belleza. Esto ya va más allá de lo que es una pasarela”. Y sentencia: “Nadie me ha impuesto nada; y por eso dije sí. No tengo ningún sentimiento de estar participando en un certamen basado únicamente en cánones de belleza, sino en un certamen que promueve lo social y da valor a las mujeres por lo que son y por donde vienen”

A su familia también le pilló con el pie cambiado. “Ellos saben que me gusta el mundo de la fotografía y la moda y lo ven una oportunidad para mí, pero también tienen un poco de vértigo en el sentido de que la competitividad es muy fuerte y hay gente dispuesta a todo por ganar”. Su pareja le apoya “sobre todo a nivel mental. Él siempre me ha dicho que me ve como clara ganadora, pero yo soy consciente de que hay muchas candidatas muy preparadas y que ya han hecho varias cosas relacionadas con la moda y la pasarela”.

Desprendiendo optimismo e ilusión considera que “mi fuerte es la personalidad y el afán que me mueve siempre para transmitir buenas vibraciones. Me considero sencilla y natural; no me esfuerzo en aparentar nada”. Y nos recuerda: “yo no soy el producto”.

Escribe tu comentario


seis × = 42

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies