¿Movilidad sostenible desde el Ensanche de Vallecas?

octubre 2, 2017 Sin Comentarios »
¿Movilidad sostenible desde el Ensanche de Vallecas?

Concluida la Semana Europea de la Movilidad celebrada del 15 al 24 de septiembre, con resultados cuanto menos mejorables; tan mejorables que hasta la propia alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, olvidó dejar el coche en casa teniendo que pedir disculpas por ello…ha llegado la hora de sacar conclusiones sobre la movilidad en nuestro barrio, en el Ensanche de Vallecas.

Ensanche-de-Vallecas-EMT-LINEA-103Sabidas son por todos las carencias que el transporte público presenta en el Ensanche. Cuanto menos en  lo que a las líneas de autobuses se refiere. Jamás se ha hecho un estudio concienzudo, racional y que tenga mínimamente en cuenta las reivindicaciones de los vecinos. Esos vecinos que en algunos casos pueden tardar casi una hora en desplazarse desde el Centro de Alzheimer de la Fundación Reina Sofía hasta el Centro Comercial La Gavia, debiendo coger para ello dos autobuses. Esos mismos vecinos que ven, día a día, como el Ensanche es uno de los pocos barrios de la capital que carece de un autobús directo desde sus calles hasta el centro de Madrid. Entendiendo por centro, claro está, la Gran Vía, la Plaza de Callao o la Puerta del Sol. Es evidente que las líneas 142, 145 y 103 que son las que circulan por el Ensanche no satisfacen ni de lejos, las necesidades de los que aquí habitan. Todo ello, además, sin entrar a valorar las frecuencias de paso de las citadas líneas, lo cual crisparía el ánimo de más de uno.

Algo mejor lo tenemos en lo que al Metro se refiere. Tres son las paradas que en su día la Junta de Compensación colocó en el Ensanche. Cierto es que dan un servicio más que aceptable y te acercan en un tiempo razonable al centro de Madrid, pero no menos cierto es que con el paso de los años se han revelado como insuficientes para atender  a toda la población del Ensanche. Existen zonas del barrio francamente alejadas de alguna de esas tres paradas de Metro. Muchos son los vecinos que cada día optan por desplazarse en Cercanías Renfe a pesar de que llegar a una de las dos estaciones más cercanas al Ensanche puede convertirse en una odisea. Además en la estación de Cercanías de Sierra de Guadalupe el clima no es todo lo halagüeño que cabría esperar con la presencia casi permanente de toxicómanos a la espera de alguna cunda que les traslade a la Cañada Real. A pesar de alguna macrooperación policial contra estos “taxis de la droga”, parece que la situación no está completamente erradicada.

Ensanche de Vallecas acceso A3

Así las cosas, muchos son los vecinos que deciden usar su vehículo particular, y aquí llega el atentado a la movilidad sostenible y a la ecología, al medio ambiente y la salud de los madrileños en base al aire que respiran, para abandonar cada mañana el Ensanche para dirigirse a sus puestos de trabajo; o los fines de semana para evadirse con sus respectivos planes de ocio. Pero lo que encontramos cuando nos subimos a nuestro vehículo particular no es mucho más esperanzador. No es desconocido para los que aquí vivimos que una de las virtudes del Ensanche, y como tal lo utilizaron las agencias inmobiliarias cuando de vender pisos aquí se trataba, es su localización entre varias de  las principales carreteras de la Comunidad (A3, M-45 y M-40) y de la propia ciudad (Avenida de la Albufera), pero algo se proyectó mal, muy mal, cuando el acceso a la A3 dirección Valencia desde la Gran Vía del Sureste sigue siendo una quimera, cuando los atascos matutinos para  salir a esa carretera desde la rotonda de Peñaranda de Bracamonte con la calle Real de Arganda son norma, o cuando en épocas de marcado carácter comercial, como Navidades, las calles aledañas al centro comercial La Gavia se convierten en una auténtica ratonera para los vehículos que pretenden acceder o salir.

Definitivamente, la bicicleta pública no es una alternativa porque el ayuntamiento, a pesar de numerosas “promesas” y supuestos planes de expansión, no termina de instalar BiciMad en los distritos periféricos y mucho menos en el Ensanche de Vallecas. El guiño, realizado en la época del Partido Popular, de construir el carril bici de la Avenida del Mayorazgo se desveló más tarde como una maniobra para contentar a los miembros del COI que por aquel entonces visitaron Madrid para valorar el sueño olímpico de la capital. Hoy día se percibe como un camino a ninguna parte que muy pocos ciclistas utilizan por su diseño y peligrosidad. Se esperan soluciones al respecto.

Ensanche de Vallecas EmovCon este panorama, los vecinos del Ensanche miran también con anhelo a nuevas formas de movilidad que proliferan en la ciudad. No parece racional que en el barrio más joven de Madrid , con un dinamismo acorde a la edad de sus habitantes y un nivel adquisitivo medio-alto, no hayan desembarcado aún empresas de vehículos compartidos como Emov o Car2Go. Se trata de coches eléctricos, de 4 y 2 plazas respectivamente, a los que el usuario puede acceder -después de haber realizado una sencilla gestión en su móvil-  conducir, y dejar aparcado en otro punto de Madrid por un coste de 0,24 y 0,21 euros/minuto que incluyen el aparcamiento (al ser eléctricos no están obligados al pago del parquimetro/SER), el seguro y la limpieza. Estas empresas comenzaron su andadura en la capital prometiendo solo servicio a los barrios del interior de la M-30, pero su lógica expansión ha alcanzado ya a otros distritos periféricos como Fuencarral-El Pardo, u otros PAUS como Las Tablas. Las cifras hablan por si solas, ambas empresas acumulan ya más de 250.000 usuarios en la capital. Esperemos que pronto sean una posibilidad más para los vecinos del Ensanche. De hecho nos consta que el Ayuntamiento de Madrid negocia ya con una tercera empresa de alquiler de coches eléctricos por minutos (Renault/Ferrovial) que ofertará el servicio con vehículo de cinco plazas y amplio maletero.

Ensanche de Vallecas Uber

Como alternativa menos económica, nos quedarían los taxis y los nuevos servicios de VTC, tan ligados por ubicación al Ensanche de Vallecas,  que en Madrid prestan empresas como Uber y Cabify. A pesar de las protestas del gremio del taxi, que ve amenazado su “monopolio” de años, son servicios que aumentan paulatinamente su cuota de mercado en Madrid y han llegado para quedarse. Los servicios con estas empresas se contratan únicamente a través de una app móvil, servicio que también ofrece el servicio del taxi.Los usuarios dicen elegir las VTC  por calidad de los vehículos y aseguran que el precio es más económico que el de los taxis. Así un viaje en VTC desde el Centro Comercial La Gavia a la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez puede costar alrededor de 30 euros, 17 euros a Atocha, 22 euros a la Puerta del Sol, o 13 euros al campo del Rayo Vallecano.

Escribe tu comentario


× cinco = 5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies